Panamá exporta $112 millones en basura reciclada

En la labor del ingeniero Luis Tenas hay tres palabras básicas: selección, compactación y exportación. En la empresa de reciclaje en la que trabaja todo está ordenado, cuadrantes de aluminio, acero, chatarra electrónica y cartón esperan en largas filas a ser retirados y enviados a su destino final. Es basura, pero está limpia y ordenada. Las latas conforman coloridos paquetes, los papeles se separan según su calidad y color, y los plásticos pasan a mejor vida reducidos a su mínima expresión. Nada queda ya de las marcas, publicidades y colores promocionales de los artículos que decoraban. Ahora sólo son material, y como tal, albergan su valor real.

En un mes, la empresa de reciclaje Recimetal envía al extranjero unos 150 contenedores; más de 583,000 libras de basura manufacturada sólo en una de las 19 sucursales que tiene en el país.

En 2012, las empresas exportaron material reciclado por $112 millones. Sin embargo, la Ley 51 de 2010 determina que ‘la propiedad o titularidad de los residuos sólidos recolectados será de los concesionarios o contratistas del servicio de recolección y disposición final de los residuos sólidos’.

¿Por qué el reciclaje a nivel gubernamental no arranca si genera $112 millones al año? ‘Porque desde dentro no le ven el beneficio económico que pueden obtener desde el sector privado’, explica una fuente que prefiere mantenerse en anonimato. ‘Panamá es una sociedad de consumo, todo lo que entra sale en forma de basura, y el Gobierno se limita a recoger los residuos’, agrega.

Sólo una decena de empresas se reparten el pastel de las exportaciones de material reciclado, entre ellas incluso se encuentra Plastigol Import and Export, S. A. que pertenece al presidente de la República, Ricardo Martinelli, y otras que se reparten el monopolio de algún material, como el de las baterías, que recae en exclusivo sobre la empresa Ecorasa.

La mayoría de ellas abren la recicladora como parte integral de sus conglomerados. El reciclaje y su posterior venta se ha convertido para ellas en el último eslabón de la cadena productiva de dinero.

Hay cien intermediarias registradas en este sector que no se da abasto. La empresa Recimetal asegura que hay mercado para vender ‘todo lo que procesemos, no importa cuánto sea; todo nos lo compran’. Mientras tanto, el Gobierno no dispone ningún plan para asumir el reciclaje de la basura.

MERCADO PARADÓJICO

Un producto colocado sobre poliespán, recubierto de plástico envasado en una caja de cartón que se compra y se envuelve en un cartucho –si no son dos–, para comerlo enseguida y desperdiciar todos los materiales antes descritos. En Panamá, cada ciudadano produce un kilo de basura diaria, más del doble que la media regional, según Urbalia.

‘Todo trae demasiado embalaje, la comodidad nos ha llevado a plastificar todas las cosas’, dice Marisol Landau, presidenta de la Fundación de Acción Social (FAS Panamá). ‘El vidrio era más noble, se podía retornar, pero transportarlo era más caro porque pesaba más, así que migramos al aluminio y luego al plástico. Ahora todo se embala, y al final se paga un costo mayor’, explica Landau, que señala que la misma gente está cobrando dos veces: una por vender el producto, y otra por vender los residuos que genera el producto. ‘Malamente la AAUD va a poder organizar el problema de la basura si hay algún material que no interesa a las empresas recicladoras. Más aún cuando no se subsidia; la recolección no sale rentable’, agrega.

‘El 98% de la basura es reciclable’, apunta el ingeniero Julio Rovi, que está realizando un estudio sobre la basura para la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos (SPIA). ‘Por tanto, la basura no es un desecho, sino un recurso. Casi la mitad de la basura diaria que desechamos la componen residuos orgánicos; sin embargo Panamá importa fertilizantes que podrían ser sustituidos por compost. Se trae papel y se exporta casi la mitad del que ya está usado porque es más barato comprarlo que reciclarlo. La basura genera millones de dólares, y mientras tanto, parece que están apurados en enterrarlo en el vertedero, donde destruyen otro recurso’.

Ambos especialistas coinciden en que se trata de un problema cultural que se ha ido incrementando e incentivando con los años. Landau remarca que se han hecho campañas de concienciación para el reciclaje con la población, pero ninguna por parte del Gobierno.

CAMBIO DE PARADIGMA

Un gran cartel a la entrada de la AAUD, en Multicentro, dice: ‘‘Tu basura es un diamante en bruto”. Sin embargo, un simple paseo por la calle parece contradecirlo. El desconocimiento de los horarios de recolección, la escasez de camiones, el calor, la impunidad, la falta de tinacos y la recolección informal generan un malestar urbano por la basura acumulada durante días. Rovi considera que todo eso tiene un costo para el bienestar público, al que además se le añaden todos los beneficios que se pueden obtener con su reutilización.

El ingeniero de la SPIA propone al Gobierno urdir un plan de gestión integral para comprar la basura a la ciudadanía. ‘Sería una inversión, y con ella se podrían producir muchas otras cosas, como energía. Pero hasta ahora no hay ningún tipo de incentivo. Al contrario, yo no conozco a nadie a quien le hayan multado por botar basura en la calle’, alega.

En países como Suecia la incineración de basura permite disfrutar de calefacción a casi un millón de hogares, y con el metano producido a partir de los desechos, proporciona electricidad para 250 mil viviendas. Sólo un 4% de sus residuos terminan en el vertedero, con lo que no sólo genera energía de los desechos, sino que gana dinero con ello. Suiza, Austria, Alemania, Holanda y Noruega se han sumado a esta tendencia de convertir un desecho en algo beneficioso.

La empresa Aguaseo, contratada para la recolección de la basura en el distrito de Colón hasta el 2052, anunció en abril que estudiaría la instalación de una planta de generación de fluido eléctrico en el vertedero de la provincia que convertiría las 250 toneladas de basura que se vierten diariamente en 8 megawatts por hora. Con esta energía se abastecería a 40,000 viviendas, según la empresa. Sin embargo, todavía no se ha realizado ningún avance al respecto. Lo mismo Urbalia, que anunció que generará energía a partir de los residuos de Patacón.

Fuente: Entorno inteligente.com

Anuncios

One Response to Panamá exporta $112 millones en basura reciclada

  1. Cesar Santos dice:

    El reciclaje es cuestion de cultura y conciencia ded contribuir con un mundo mas sano y empieza en los hogares y cuando se logra debe haber un retorno de aquellos que se beneficiaron con los ingresos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: