Ampliación del Canal de Panamá ha generado contratos por US$4.330 millones

Los trabajos de ampliación de la vía interoceánica han representado una excelente oportunidad de negocios para empresas nacionales e internacionales que han participado en al menos 646 licitaciones de contratos sacadas por la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).

En total son US$4.330 millones que suman los contratos del programa de ampliación y de los que por lo menos 38 licitaciones sobrepasaron el precio del US$1 millón.

En las licitaciones que parten desde los US$15.000, y han participado unas 185 empresas panameñas (75%) y 60 son extranjeras, algunas muy reconocidas en el ambiente local como Ricardo Pérez, Cardoze & Lindo, Cemento Bayano, Deloitte, Sílaba Motors, Distribuidora David, Durman Esquivel y hasta las dos más grandes universidades estatales (UTP y UP).

También hay grandes contratistas internacionales que formaron alianzas de mutua conveniencia con empresas panameñas para competir por las porciones del pastel más apetecidas, como es el caso de Grupo Unidos por el Canal (GUPC) que se ganó el diseño y construcción del tercer juego de esclusas por un valor de US$3.323 millones y representa el 77% del valor de todas las licitaciones efectuadas.

GUPC lo integran el consorcio español-italiano Sacyr Vallermoso, la empresa de Bélgica, Jan De Nul, y la panameña Constructora Urbana (CUSA).

Contratistas individuales también figuran en la lista como Tomás Mendizábal, quien ofreció sus servicios profesionales por poco más de US$31.000 para evaluar los vestigios arqueológicos en la zona o Manuel María Delgado, quien se encargó de la preparación del edificio 740 para oficinas administrativas.

En el grupo hay otros que realizan labores muy sofisticadas como por ejemplo los servicios de auditoría financiera externa del programa de ampliación que realiza la firma Ernest & Young Limited Corp, o la suscripción para proveedor e información de precios de combustible y acero (dos materias primas vitales en los costos finales del proyecto) por parte de Plants Latin American Services.

Pero también hubo cabida para los que se agitan en el entorno ambiental. El contrato para reforestación del Parque Nacional Camino de Cruces y que culminó el pasado 23 de marzo estuvo dirigido por la empresa Geo Forestal (US$607.402) o el mantenimiento de la reforestación en la reserva forestal de El Montuoso (distrito de Las Minas en Herrera) de lo que se encarga la firma Consultores Ambientales y Reforestadores,(US$27.500).

Esta firma también reforestó la zona de protección hidrológica de Tapagra (US$120.500), un bosque protector de la cuenca del río Bayano en Chepo y dirigieron las labores de resiembra en el área de reforestación en el Parque Nacional Volcán Barú, en Chiriquí.

La reforestación con especies nativas del Parque Nacional Omar Torrijos (Coclé) fue asumida por las empresas Forestal Los Cárpatos, y JS Chacón Investment, esta última también cumplió idénticas labores en el volcán Barú.

Estas acciones se efectúan en compensación por la superficie forestal talada para el desarrollo del proyecto y que de acuerdo con las disposiciones legales pide que se planten diez árboles por cada uno que se tale y tienen un importante impacto socioeconómico para las comunidades aledañas.

Canal de Panamá. Su Partner en Panamá

Proceso de selección

El proceso de selección y adjudicación de los contratistas es intenso y siempre hay obstáculos que sortear en las negociaciones, tal como lo expresa la encargada del proyecto de ampliación Ilya Marotta.

“Así es la vida de un proyecto, nada diferente de lo que otros profesionales experimentan durante la ejecución de un contrato. Incumplimientos y problemas, los ha habido, los hay y seguirán apareciendo, lo importante es asegurar un pliego de cargo claro para que la ejecución de la obra sea lo más justa para ambas partes”.

Especificaciones técnicas, condiciones contractuales y cláusulas de cumplimiento, entre otras, son los medios que se tienen para garantizar el resultado objeto de un contrato. “Gran parte del trabajo es asegurarnos el cumplimiento de los contratos y solucionar los problemas que se afrontan a diario en las distintas obras”, indicó.

Se trata de “garantizar la transparencia, pues ambos queremos el éxito de los proyectos”.

Una muestra de los obstáculos encontrados es el atraso de seis meses que registra la construcción del tercer juego de esclusas debido a que la ACP no aceptó las primeras muestras del concreto que se utilizaría en la obra por “no tener la calidad exigida” y que llevó a la GUPC a interponer una demanda millonaria en contra de la ACP, en tanto esta podría hacer lo mismo si el contratista no cumple en el tiempo pactado la entrega de los trabajos.

Fuente: Panamá América

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: